AP Sensing

SmartAlarm™

 

En muchas aplicaciones, como la detección de incendios, los umbrales máximos simples, los gradientes de temperatura o la diferencia de temperatura con la media, bastan para permitir una protección fiable.

Nuestra tecnología propia SmartAlarm™ va más allá de estos métodos simples. En cooperación con expertos de cada ámbito de aplicación, hemos desarrollado métodos y algoritmos exclusivos para detectar, por ejemplo, las fugas más pequeñas, incluso en casos en que las condiciones ambientales cambian y la propia fuga no genera un gran delta T.

Estos algoritmos analizan tendencias y variaciones de temperatura históricas a través de todo el conducto o la estructura del activo. Simultáneamente, se analizan los cambios e influencias de temperatura.

En su conjunto, estos análisis producen algoritmos estadísticos, que diferencian los cambios ambientales normales del activo de los incidentes anormales, como es el caso de las fugas. Esto conlleva precisiones de ubicación de los incidentes de unos pocos metros.

En las áreas de DAS/DVS, el enfoque está en una alta Probabilidad de detección (POD, según sus siglas en inglés) y en un bajo Porcentaje de alarmas no deseadas (NAR, según sus siglas en inglés). SmartAlarm analiza patrones acústicos como, por ejemplo, la magnitud, la distribución espacial, los rangos de frecuencia, la duración y los tiempos de repetición, la velocidad y otros parámetros. El sistema es así capaz de ignorar las actividades normales (como el trabajo de los agricultores o el tráfico) al tiempo que reconoce actividades de perforación o excavación. Se pueden por tanto activar alarmas en situaciones definidas, de mutuo acuerdo con el cliente.