Gestión de alarmas

En muchas aplicaciones, por ejemplo en la detección de incendios, se puede realizar una protección fiable con solo establecer umbrales máximos, gradientes de temperatura o diferencias respecto a la temperatura media. Dependiendo de las condiciones ambientales y los umbrales críticos esperados, estos parámetros se pueden configurar y ajustar individualmente por zonas de detección según las necesidades de la aplicación.

Nuestra tecnología patentada de gestión de alarmas SmartAlarm™ va mucho más allá.

En colaboración con expertos de cada ámbito de aplicación, hemos desarrollado métodos y algoritmos exclusivos para detectar, por ejemplo, fugas muy pequeñas, incluso en casos en que las condiciones ambientales cambian y la propia fuga no genera una gran diferencia de temperatura. Se aplican diferentes algoritmos dependiendo de las condiciones del lugar. SmartAlarm puede incluso generar alarmas en el caso de sucesos locales, que a menudo no son detectados por los parámetros de alarma estándar o que darían lugar a falsas alarmas si se usaran parámetros hipersensibles.

Estos algoritmos analizan las variaciones históricas de temperatura y las tendencias de toda la instalación, por ejemplo una tubería o un cable de alimentación.  Al mismo tiempo se capturan los cambios de temperatura ambiental y sus influencias. En su conjunto, esta información genera algoritmos estadísticos, que diferencian entre los cambios ambientales normales y los incidentes anómalos, por ejemplo fugas. Con esto se consigue una detección confiable incluso en condiciones difíciles y cambiantes en los que no sirven los parámetros de alarma convencionales.

Además, nuestros algoritmos de alarma de aprendizaje automático de oscilaciones (MLTA) identifican comportamientos anómalos en las instalaciones que, de otro modo, permanecerían ocultos dentro de las trazas de temperatura capturadas por los sistemas de detección distribuida de temperatura (DTS). La implementación de nuestra técnica MLTA exclusiva permite el aislamiento de las oscilaciones térmicas transitorias en toda la instalación supervisada, lo que permite establecer un sistema de alarma rápido y confiable incluso cuando hay pequeñas irregularidades de puntos fríos y calientes. 

Con la detección distribuida acústica/detección distribuida de vibraciones (DAS/DVS), nuestro objetivo es conseguir un POD (probabilidad de detección) alto y un NAR (porcentaje de alarmas no deseadas) bajo.  Los algoritmos de aprendizaje automático analizan patrones acústicos como, por ejemplo, la magnitud, la distribución espacial, los rangos de frecuencia, la duración y los tiempos de repetición, la velocidad y otros parámetros. Por lo tanto, el sistema puede hacer caso omiso de las actividades normales de fondo, al tiempo que reconoce eventos críticos de intrusión de terceros (TPI). El aprendizaje automático del DAS permite la detección de diversos eventos, por ejemplo, excavación, perforación o vehículos en las proximidades, así como ondas de presión negativa u orificios causados por fugas. Por lo tanto se pueden activar alarmas para diferentes situaciones, de mutuo acuerdo con el cliente. Se pueden definir situaciones de excavación o perforación, vehículos en las proximidades, ondas de presión negativa y ruidos en orificios generados por fugas en las tuberías, o amenazas submarinas como por ejemplo el anclaje de un barco cerca de un cable eléctrico. Con nuestro software SmartVision para la visualización de instalaciones, estos puntos de alarma se pueden supervisar fácilmente de un vistazo.

Se pueden configurar varios tipos de alarmas, incluidas:
  • Alarmas de temperatura: Umbrales máximos, gradientes y cambios de temperatura relativa. ​
  • Alarmas de señal acústica: Alarmas basadas en patrones acústicos generados por eventos específicos.
  • Alarmas de aprendizaje automático de oscilaciones: Algoritmos de alarma complejos para identificar de manera confiable sucesos anormales durante el funcionamiento.
  • Estado y anomalías del sistema: Cualquier anomalía de los instrumentos, del software o de la fibra de detección (rotura de la fibra).
  • Alarmas en sensores externos: Señal para cualquier sensor externo. ​​
La gestión global de alarmas de nuestro módulo SmartAlarm permite:
  • Configuración de zonas de alarma y zonas poligonales a lo largo de toda la instalación supervisada
  • Umbrales y tipos de alarma por zonas
  • Transmisión de alarmas a equipos periféricos o sistemas de gestión superiores
  • Gestión de las alarmas, incluido el reconocimiento, el historial y la exportación de las mismas
  • Listas de todos los instrumentos conectados, incluyendo la supervisión del estado y la conectividad del sistema
  • Posibilidades adicionales adaptadas a las necesidades del cliente